Home » Fabulas » Lecturas Infantiles, fabula: La zorra y las uvas

Educa.com.mx

Tu blog de recursos educativos on-line




Más rincones de lecturas infantiles

Para ir a disfrutar de las lecturas, sólo da click en la imagen.


Lectupeques

lectupeques Lecturas cortas y divertidas para fomentar la creatividad, la imaginación y el gusto por leer. Lecturas aptas para todas las edades.


El rinconcito

rinconcito de lecturasColección de lecturas infantiles con fábulas, cuentos y narraciones que harán la delicia de chicos y grandes.


Rincón de lectura

rincón de lecturasFabulosa recopilación de más de mil lecturas para todas las edades. Mejora tu comprensión lectora mientras te diviertes y aprendes. Encuentra narraciones, trabalenguas, adivinanzas y cuentos cortos para hacer de la lecura toda una aventura llena de diversión


El libro del perrito

El libro del perritoEl mejor libro de lecturas de todos los tiempos. Disfruta de las mejores lecturas y narraciones en este libro de texto que es ya todo un clásico infantil. Millones de niños y adultos han disfrutado de La cucaracha comelona, El lobo y las cabritas, y han cantado las bellas canciones que contiene este libro.


widgets-WP5
widgets-WP6

Lecturas Infantiles, fabula: La zorra y las uvas

La zorra y las uvasLa vieja y astuta zorra estaba decepcionada. Durante todo el día había merodeado tristemente por los densos bosques y subido y bajado a las colinas, pero. .. ¿De qué le había servido? No hallaba un solo bocado; ni siquiera un ratón de campo. Cuando lo pensaba -y se estaba sintiendo tan vacía por dentro que casi no podía pensar en otra cosa-, llegó a la conclusión de que nunca había tenido más hambre en su vida. Además, sentía sed…, una sed terrible. Su garganta estaba reseca.
En ese estado de ánimo. Dio la vuelta a un muro de piedra y se encontró con algo que le pareció casi un milagro. Allí, frente a ella, había un viñedo lleno de racimos de frescas y deliciosas uvas, que sólo esperaban que las comiesen. Eran grandes y jugosas e impregnaban el aire con su fragancia.
La zorra no perdió el tiempo. Corrió, dio un salto y trató de asir la rama más baja, con sus hambrientas mandíbulas… ¡pero no llegó a alcanzarla! Volvió a saltar, esta vez a una altura algo mayor, y tampoco pudo atrapar con los dientes una sola uva. Cuando fracasó por tercera vez, se sentó por un momento y, con la reseca lengua colgándole, miró las docenas y docenas de ramas que pendían fuera de su alcance.
El espectáculo era insoportable para una zorra hambrienta, y saltó y volvió a saltar, hasta que sintió mareos. Necesitó mucho tiempo, pero, por fin, comprendió que las uvas estaban tan fuera de su alcance… como las estrellas del cielo. Y no le quedó más recurso que batirse en retirada.
-¡Bah! -murmuró para sí- ¿Quién necesita esas viejas uvas agusanadas? Están verdes…, sí, eso es lo que pasa. ¡Verdes! Por nada del mundo las comería.
-¡Ja, ja! -dijo el cuervo, que había estado observando la escena desde una rama próxima- ¡Si te dieran un racimo, veríamos si en verdad las uvas te parecían verdes!

Moraleja de la fabula:

Nunca traslades la culpa a los demás de lo que no eres capaz de alcanzar.