Home » Fabulas » Lecturas Infantiles, fabula: La tortuga

Educa.com.mx

Tu blog de recursos educativos on-line




Más rincones de lecturas infantiles

Para ir a disfrutar de las lecturas, sólo da click en la imagen.


Lectupeques

lectupeques Lecturas cortas y divertidas para fomentar la creatividad, la imaginación y el gusto por leer. Lecturas aptas para todas las edades.


El rinconcito

rinconcito de lecturasColección de lecturas infantiles con fábulas, cuentos y narraciones que harán la delicia de chicos y grandes.


Rincón de lectura

rincón de lecturasFabulosa recopilación de más de mil lecturas para todas las edades. Mejora tu comprensión lectora mientras te diviertes y aprendes. Encuentra narraciones, trabalenguas, adivinanzas y cuentos cortos para hacer de la lecura toda una aventura llena de diversión


El libro del perrito

El libro del perritoEl mejor libro de lecturas de todos los tiempos. Disfruta de las mejores lecturas y narraciones en este libro de texto que es ya todo un clásico infantil. Millones de niños y adultos han disfrutado de La cucaracha comelona, El lobo y las cabritas, y han cantado las bellas canciones que contiene este libro.


widgets-WP5
widgets-WP6

Lecturas Infantiles, fabula: La tortuga

La tortugaHabía una vez una tortuga que iba siempre con la casa a cuestas. El peso de esta le agobiaba y tenía que caminar muy despacio. Las demás tortugas se burlaban de ella, porque tardaba mucho tiempo en recorrer una pequeña distancia. Doña Tortuga nada decía; seguía y seguía avanzando penosamente, sufriendo su pesado destino. Un día, doña Tortuga se hartó de cargar con su propia casa y, dejándola bien resguardada tras unos matorrales, siguió su camino sin ella. ¡Qué ligera y cómoda se sentía ahora!. Demostró a las demás tortugas que podía ser tan veloz como ellas. Una tarde de calor sofocante, estalló una gran tormenta. Truenos y relámpagos aterrorizaban a doña Tortuga; la lluvia empezó a caer, débilmente al principio; de modo torrencial, después. Doña Tortuga, empapada de pies a cabeza, se lamentaba sin cesar: –¡Ay!. ¡Cómo me estoy poniendo, tengo miedo, no me gustan las tormentas! ¡Con lo bien que estaría ahora metida en mi casita, bien a cubierto de la lluvia, y protegida! ¿Por qué se me ocurriría dejarla en aquellos matorrales? ¿Por qué hice eso?– . Cuando la tormenta hubo pasado, doña Tortuga, sin pérdida de tiempo, regresó al lugar dónde había dejado su casita. La encontró intacta. ¡Qué alegría más grande sintió al verla de nuevo, cantaba y bailaba de alegría!. Volvió a cargar con su casita, firmemente resuelta a no deshacerse nunca más de ella, por lento que fuera su caminar.

Moraleja de la fabula:

Quién mucho corre, pronto para. Tenerlo en cuenta. A veces es mejor ir más despacio en la vida, pero más seguro.