Home » Fabulas » Lecturas Infantiles, fabula: El ratón citadino y el ratón campesino

Educa.com.mx

Tu blog de recursos educativos on-line




Más rincones de lecturas infantiles

Para ir a disfrutar de las lecturas, sólo da click en la imagen.


Lectupeques

lectupeques Lecturas cortas y divertidas para fomentar la creatividad, la imaginación y el gusto por leer. Lecturas aptas para todas las edades.


El rinconcito

rinconcito de lecturasColección de lecturas infantiles con fábulas, cuentos y narraciones que harán la delicia de chicos y grandes.


Rincón de lectura

rincón de lecturasFabulosa recopilación de más de mil lecturas para todas las edades. Mejora tu comprensión lectora mientras te diviertes y aprendes. Encuentra narraciones, trabalenguas, adivinanzas y cuentos cortos para hacer de la lecura toda una aventura llena de diversión


El libro del perrito

El libro del perritoEl mejor libro de lecturas de todos los tiempos. Disfruta de las mejores lecturas y narraciones en este libro de texto que es ya todo un clásico infantil. Millones de niños y adultos han disfrutado de La cucaracha comelona, El lobo y las cabritas, y han cantado las bellas canciones que contiene este libro.


widgets-WP5
widgets-WP6

Lecturas Infantiles, fabula: El ratón citadino y el ratón campesino

El ratón citadino y el ratón campesinoInvitó el ratón de la ciudad a su primo del campo con mucha cortesía a un banquete de huesos de exquisitos pajarillos, contándole lo bien que en la ciudad se comía. Sirviendo como mantel un tapiz precioso.
Muy fácil es entender la vida regalada de los dos amigos.
Pero en el mejor momento algo estropeó el festín: En la puerta de la sala oyeron de pronto un ruido y vieron que asomó el gato. Huyó el ratón citadino, seguido de su compañero que no sabía dónde esconderse.
Cesó el ruido; se fue el gato con el ama y volvieron a la carga los ratones. Y dijo el ratón citadino: — Terminemos el banquete. — No. Basta — responde el campesino –. Ven mañana a mi cueva, que aunque no me puedo dar festines de rey, nadie me interrumpe, y podremos comer tranquilos. ¡Adiós pariente! ¡Poco vale el placer cuando el temor lo amarga!

Moraleja de la fabula:

No quieras vivir rodeado de bienes, si ellos van a ser la causa de tu desdicha.